Cirugía plástica reparadora

El objetivo de la Cirugía plástica reparadora o Cirugía Reconstructiva es restablecer la forma y funcionalidad de los órganos dañados y restaurar las secuelas de diversas causas.

Unida a la microcirugía, amplia vastamente las opciones reconstructivas para las pacientes.

Colaboramos con diferentes especialidades para ofrecerle un tratamiento y acompañamiento integral y personalizado.

¿TIENES DUDAS?

Pide cita con tu cirujano para conocer personalmente los beneficios de la rinoplastia.

La cirugía de revisión de cicatrices intentará minimizar o suavizar el impacto estético de una cicatriz, buscando hacerla menos visible y más harmónica con el tono y textura de la piel circundante.

Las cicatrices cutáneas son secuelas visibles de una herida o incisión que permanece en la piel más allá de la curación. Son inherentes al proceso de cicatrización normal de la piel, reguladas y condicionadas por el propio proceso inflamatorio del organismo. Tanto la producción como la

posterior reorganización de las fibras de colágeno son claves para una adecuada cicatrización.

Diversos factores (Infección de la herida, exposición solar, etc…) y hasta mismo la predisposición genética pueden afectar a la calidad y aspecto final de la cicatriz.

Incluso una herida que cura bien puede provocar una cicatriz que afecta su apariencia puesto que pueden ser mas notables debido a su tamaño, forma o ubicación. También pueden elevarse o deprimirse, y diferir en color o textura del tejido sano circundante. De manera general, las alteraciones cicatriciales pueden agruparse en:

  • Atróficas: Se producen cuando existe un déficit en la producción de colágeno, y se presentan como hoyos o pequeñas depresiones en la piel. Son secuelas características que deja el acné o la viruela en el rostro.
  • Hipertróficas / Queloides: Aparecen cuando se produce un exceso de colágeno en la zona de la herida. Son cicatrices gruesas, sobreelevadas con un color púrpura o rojo intenso, asociadas a escozor, ardor y/o dolor. Pueden estar circunscritas al área de la herida primaria como en la Cicatriz Hipertrófica; o incluso sobrepasar sus bordes, convirtiéndose así en Queloide.
  • Contracturadas: Pueden ser debidas a heridas cutánea que afecten a zonas de flexura como la palma de la mano y dedos; conllevando problemas funcionales. Por otro lado, ciertos mecanismos como las quemaduras profundas desencadenan una gran reacción inflamatoria perdurable en el tiempo, ocasionando contracción y deformidad en la zona afectada.
  • Hiper o Hipopigmentación cicatricial: las opciones de tratamiento pueden variar desde laserterapia hasta la corrección quirúrgica propiamente dicha, quedando condicionada al tipo de alteración cicatricial presente y sus características especificas, el tiempo de evolución, y los tratamientos previos realizados.

No dude en consultarnos para una evaluación y propuesta de tratamiento individualizados.

La patología aguda de la mano suele ser el resultado de lesiones traumaticas que pueden afectar a diferentes estructuras (fracturas óseas, sección tendinosa, pérdida de sustancia cutánea).

El tratamiento va orientado a la reconstrucción de dichas estructuras dañadas con el objetivo primordial de restituir y garantizar la funcionalidad.

En este sentido la correcta rehabilitación, supervisada por un profesional es  fundamental en el período postquirúrgico, siendo por lo tanto clave para un tratamiento exitoso.

La mano también padece afectaciones crónicas, algunas de estas patologías tienen relación con movimientos o microtraumatismos repetitivos durante largos periodos de tiempo, lo que a su vez puede acarear inflamación crónica en ciertas estructuras. Por otro lado, determinadas afectaciones pueden estar condicionadas primariamente por una predisposición genética, sin que exista una relación de causalidad con la realización de movimientos repetitivos.

Las patologías crónicas de mano más frecuentes en nuestra consulta son las siguientes:

  • Quistes sinoviales son tumoraciones que aparecen frecuentemente en la muñeca y en la mano. Su causa se desconoce, aunque se los vincula con trastornos biomecánicos de las articulaciones y/o debilidades de músculos del antebrazo. Son benignos, pero pueden doler. Habitualmente, contienen un líquido espeso o gel transparente. Su tamaño puede variar según la actividad realizada, Cuando duelen, pueden provocar limitación en los movimientos de flexión y extensión de muñeca.
  • Síndrome del túnel carpiano se caracteriza por el adormecimiento, hormigueo o entumecimiento de los dedos pulgar, índice, medio y mitad del anular. A medida que avanza, puede causar pérdida de sensibilidad, fuerza y grandes molestias que aumentan durante la noche. Cuando no tratado, los músculos de la base del pulgar pueden debilitarse o atrofiarse de manera irreversible. Se produce por la compresión del nervio mediano a la altura del túnel del carpo en la muñeca. En la mayoría de las veces se desconoce la causa de su origen (es decir, es idiopático). Con más frecuencia, se observa en mujeres mayores de 40 años, con predisposición congénita, pacientes hipotiroideos, diabéticos, con artritis reumatoidea, u obesidad.
  • Enfermedad de Dupuytren se presenta como una fibrosis en la palma de la mano. Inicialmente, se observa una irregularidad en la piel o un nódulo duro con o sin molestias. Puede progresar hacia los dedos en forma de cuerdas que se palpan y que, con el tiempo, promueven retracción y cierre progresivo e irreversible de las falanges.
  • Dedo en resorte, también conocido como «dedo gatillo», se presenta como un bloqueo en flexión, que al extenderlo produce un resalto. Es una patología en donde uno de los dedos de la mano se bloquea en posición flexionada. Se puede extender con un resalto, produciendo la sensación de un resorte (de aquí su nombre). Algunos de los síntomas son bloqueo del dedo durante la noche, dificultad para extenderlo en la mañana. En los casos más avanzados, el bloqueo persiste la mayoría del tiempo. Se puede dar la palpación del nódulo en la palma de la mano.
  • La Rizartrosis del pulgar se presenta con dolor en las actividades “de pinza” como destapar frascos o retorcer. En algunos pacientes, existe deformidad en la base de este dedo. Es una patología que afecta la articulación entre el trapecio y la base del primer metacarpiano. Se alteran las superficies articulares, se pierde cartílago y, por lo tanto, hay deformidad, dolor, disminución de fuerza y limitación de movimientos del pulgar al realizar la pinza (destapar botellas, retorcer rejillas, abrir picaportes, entre otros). Suele ser más frecuente en mujeres. En los estadíos más avanzados, puede afectar a las articulaciones vecinas.

No dude en consultarnos para una evaluación y propuesta de tratamiento individualizados.

Entendemos por lipoestructura, la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno. La utilización de la grasa autóloga (del propio paciente) como material biológico de relleno para restaurar y dar volumen, o remodelar el contorno corporal, obvia la necesidad de materiales sintéticos o semi-sintéticos, eliminado los riegos de extrusión y/o reacción a cuerpo extraño.

PROCEDIMIENTO:

La obtención del tejido graso, y posterior implante, se realiza bajo sedación y anestesia local de la zona donante, y/o anestesia general, dependiendo del paciente y del volumen de grasa necesaria en cada caso. Las zonas donantes más frecuentes son: abdomen, cara interna de los muslos y rodillas, trocánteres (cartucheras) y papada. Previa desinfección de la zona a tratar, procedemos a la obtención del tejido graso, de forma muy cuidadosa, mediante aspiración con una pequeña cánula de punta roma unida a una jeringa especial (luer-lock) a presión negativa suficiente para aspirar y no dañar las células grasas. Seguidamente el tejido graso es centrifugado para conseguir separar en tres estratos, el aceite (ácidos grasos), la grasa pura (que será la que infiltraremos) y los fluidos anestésicos y la sangre, ubicados en la parte inferior. Procederemos a separar la grasa pura del resto. La infiltración o injerto del tejido graso se realiza a través de incisiones mínimas, cerca del área a tratar. Se utiliza una micro cánula con la que se depositan pequeños implantes, creando filamentos grasos de 1mm de diámetro.

POST OPERATORIO:

Tras finalizar el implante, procederemos a la inmovilización del injerto entre 7 y 10 días, mediante vendaje con esparadrapo de papel, o con la utilización de fajas. Mayoritariamente sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque ciertos pacientes pueden requerir sesiones adicionales para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para satisfacer el objetivo establecido.

RESULTADOS:

Siempre que se cumplan las condiciones necesarias para su obtención y posterior manipulación, y los medios sean los adecuados para garantizar la viabilidad del tejido injertado; se puede definir a la grasa autóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo, ya que se trata del tejido graso propio del paciente. Existiendo estabilidad del peso, la lipoestructura o filling de grasa es una técnica que puede conseguir unos resultados estables y duraderos.

No dude en consultarnos para una evaluación y propuesta de tratamiento individualizados.

El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres de nuestra sociedad. Además de ser una terrible enfermedad, su tratamiento puede conllevar la mastectomía o extirpación de la mama, con la consecuente pérdida de un seno para la mujer que lo padece. La reconstrucción mamaria es un paso esencial hacia la plena recuperación. No sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la propia imagen, el sentido de integridad física, y el equilibrio psicológico, a demás de atenuar la conmoción emocional que supuso la lucha contra el cáncer.

Mediante la reconstrucción mamaria, el cirujano plástico crea un nuevo pecho lo más parecido a una mama natural. Este procedimiento no interfiere ni en el tratamiento, ni en el control posterior del cáncer de mama. La elección del tipo de intervención más apropiada deberá personalizarse para cada paciente en función de sus características y del estado de la enfermedad. Puede haber casos en que se combinen más de una técnica o pacientes que, tras conocer las limitaciones, ventajas y riesgos de cada una de ellas, deberán decidir junto con el cirujano la opción más conveniente.

RECOMENDACIONES PREOPERATORIO:

Como en todas las intervenciones, es imprescindible realizar un examen médico previo para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

ANESTESIA:

Esta cirugía requiere anestesia de tipo general.

PROCEDIMIENTO:

El método expansor tisular consiste en la colocación transitoria de un implante submuscular con capacidad para dilatarse al ser llenado paulatinamente con líquido. Esta expansión permitirá, a lo largo del tiempo, crear un exceso de piel a nivel de la zona donde antes estaba la mama, de manera que nos permitirá, en una segunda intervención, colocar una prótesis mamaria estándar (de gel de silicona) para recrear la forma del seno original. Pasados unos meses, deberá realizarse una tercera intervención con anestesia local para la reconstrucción de la areola y el pezón.

Colaboramos con diferentes especialidades para ofrecerle un tratamiento y acompañamiento integral y personalizado.

El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres de nuestra sociedad. Además de ser una terrible enfermedad, su tratamiento puede conllevar la mastectomía o extirpación de la mama, con la consecuente pérdida de un seno para la mujer que lo padece. La reconstrucción mamaria es un paso esencial hacia la plena recuperación. No sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la propia imagen, el sentido de integridad física, y el equilibrio psicológico, a demás de atenuar la conmoción emocional que supuso la lucha contra el cáncer. La reconstrucción mamaria mediante colgajo – DIEP asocia técnicas microquirúrgicas para una reconstrucción basada en el empleo exclusivo de tejidos del propio paciente (autólogo). Esta novedosa técnica utiliza únicamente la piel y grasa del abdomen, sin comprometer ningún músculo y sin utilizar materiales extraños para el cuerpo (implantes mamarios). El objetivo del cirujano plástico es recrear un nuevo pecho lo más parecido posible a una mama natural. Este procedimiento no interfiere ni en el tratamiento, ni en el control posterior del cáncer de mama. Este método es el referente de reconstrucción en los centros hospitalarios de mayor prestigio mundial. Puede aplicarse a un gran numero de las pacientes mastectomizadas, representando un gran avance en la lucha contra las secuelas derivadas del tratamiento del cáncer de mama.

RECOMENDACIONES PREOPERATORIO:

Tras estudiar su caso con detenimiento y evaluar sus características físicas, anatómicas y su estado de salud, el especialista pondrá a su disposición toda la información necesaria sobre la técnica DIEP de reconstrucción mamaria y le asesorará sobre los pasos que deberá seguir en cada momento. Si se medica habitualmente, es muy importante que lo ponga en conocimiento del especialista. Los medicamentos para los resfriados, la Aspirina, el ibuprofeno o sus derivados, así como las infusiones o preparados de herboristería que puedan tener efectos anticoagulantes, deben dejarse al menos tres semanas antes de la intervención. Los medicamentos que contengan paracetamol no están contraindicados. Si usted es fumadora y va a someterse a una reconstrucción mamaria, deberá dejar el tabaco con mínimo de seis semanas de antelación y no permanecer en compañía de fumadores durante periodos prolongados. Ciertas sustancias presentes en el humo del tabaco pueden inducir una obstrucción de vasos sanguíneos disminuyendo el aporte de sangre al tejido utilizado para la reconstrucción, lo que puede comprometer toda la intervención. Además el tabaco perjudica también el proceso de cicatrización de la herida. Los preparados de nicotina (chicles, parches, etc. ) tienen los mismos efectos negativos que el tabaco.

ANESTESIA:

Para la reconstrucción mamaria mediante técnica DIEP se utiliza anestesia general.

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO:

La elección del método más apropiado a la hora de realizar una reconstrucción mamaria dependerá de cada caso, ya que las características propias de la enfermedad y de la paciente nos llevarán a recomendar una o varias técnicas. En este último supuesto, paciente y cirujano decidirán conjuntamente el camino a seguir teniendo en cuenta las limitaciones, ventajas y riesgos de cada procedimiento. El DIEP consiste en la utilización del exceso de piel y grasa del abdomen de la mujer, que por sus características físicas de color, grosor y textura es la idónea para la reconstrucción mamaria. El tejido se extrae del abdomen conservando la integridad del músculo recto abdominal y se lleva hasta el tórax, donde se une a una arteria y a dos venas mediante sutura microquirúrgica, aportando así vascularización al tejido reubicado. Esto permite recrear una nueva mama que por color, tacto y comportamiento será muy parecida a la natural. Esta técnica aporta también un beneficio estético para el abdomen, ya que se extrae el exceso de piel y grasa como si se tratase de una abdominoplastia estética.

CUIDADOS POSTERIORES:

Tras el periodo de hospitalización, recomendamos una semana de reposo relativo en casa. Transcurridos esos días, es beneficioso la reanudación progresiva de las actividades cotidianas, con la precaución de no hacer esfuerzos físicos. Muy importante también, es mantener una buena nutrición para favorecer una rápida curación. Podrá ducharse a partir del tercer día de la intervención manteniendo bien secas y limpias las zonas manipuladas en la cirugía. El baño de inmersión (bañera) no es aconsejable. Deberá transcurrir un mes aproximadamente hasta que pueda practicar ejercicios físicos de menor intensidad. Durante ese tiempo, utilizará un sujetador sin aros ni costuras y una faja abdominal. Una vez cicatrizadas las heridas, se recomienda iniciar el uso tópico de láminas de silicona y evitar la exposición directa al sol durante los primeros 9-12 meses. Tras el alta y durante los primeros meses, deberá acudir al especialista semanalmente. En caso de que note cualquier cambio tanto en el pecho reconstruido (modificación de color, temperatura, dolor, tensión…) como en el abdomen, deberá comunicárselo de inmediato a su cirujano.

La técnica de reconstrucción DIEP permite alcanzar resultados naturales, satisfactorios y definitivos. La mama reconstruida presenta el mismo tacto, forma y evolución que la natural; permitiendo ser sometida a exploraciones físicas y mamografías. Mantendrá también las visitas periódicas habituales con todos los especialistas responsables por su caso (oncólogo/ginecólogo/cirujano).

Colaboramos con diferentes especialidades para ofrecerle un tratamiento y acompañamiento integral y personalizado.

En la piel, como cualquier otra estructura que compone el cuerpo humano, pueden aparecer tumores de estirpe benigna o maligna. La malignidad de un tumor implica que tiene capacidad de expandirse (invadiendo y afectando) al tejido sano adyacente, o extenderse e implantarse en otras localizaciones del cuerpo (metástasis).

El cáncer cutáneo puede aparecer por diferentes causas (exposición solar, edad, inmunosupresión…) que alteren el proceso de replicación celular normal. El diagnóstico del cáncer cutáneo se realiza esencialmente mediante la realización de una biopsia cutánea (estudio por microscopio del espécimen tumoral). El tratamiento, dependerá del tipo de cáncer cutáneo, estado evolutivo, localización anatómica, edad y estado general del paciente. La cirugía es un pilar fundamental para el tratamiento, necesitando estar asociada en determinados casos a tratamientos complementarios, como la radioterapia o la quimioterapia. El cáncer cutáneo tratado en sus fases iniciales tiene el mayor índice de curación, comparativamente con otros cánceres. La prevención y el diagnóstico precoz continúan siendo los recursos más eficaces en la disminución de la incidencia del cáncer cutáneo.

¿TIENES DUDAS?

Escríbeme sin compromiso y te responderé a la mayor brevedad.

Acepto la política de privacidad y consiento el uso de mis datos para la gestión de la consulta realizada y la solicitud de cita en caso de indicarlo.
Consiento el uso posterior de mis datos para envío de información relativa a nuestros tratamientos.

En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos 2016/679, DOCTOR SILVA pone en su conocimiento que su dirección electrónica, así como otros datos de carácter personal que puedan figurar en este formulario forman parte de un tratamiento de datos de carácter personal cuyas características se detallan a continuación:

Responsable: Doctor Murilo Silva Bueno

Finalidad: Gestionar las consultas y comentarios. También el envío de información de nuestros servicios Cirugía estética, plástica y reparadora en caso de que lo hayas aceptado expresamente

Legitimación: Consentimiento del interesado o su representante legal.

Destinatarios: Doctor Murilo Silva no cede datos a terceros.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, tal como se explica en nuestra política de privacidad.

Información adicional: Política de privacidad

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Quiero informarme

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar