Rinoplastia

¿Qué es? Es la cirugía estética de la nariz

¿Para qué? Modificar forma y tamaño, mejorar la respiración

¿Hay cicatrices? Pequeña cicatriz si es abierta, no si es cerrada

¿Con qué anestesia? Anestesia general

¿Hay que ingresar? Es necesaria una noche de ingreso

Vuelta a la vida normal: 2-4 semanas

Resultados: Nariz natural, proporcionada y armónica, buena función respiratoria

¿TIENES DUDAS?

Pide cita con tu cirujano para conocer personalmente los beneficios de la rinoplastia.

La rinoplastia o cirugía de la nariz se refiere a la cirugía que nos permite modificar la forma y tamaño de la nariz, para darle un aspecto más armónico al conjunto de la cara. Trabajamos sobre la piel, cartílago y hueso para corregir defectos del dorso, fosas, o punta de la nariz y así adaptarlos a la estética del paciente.

Con la rinoplastia podemos además corregir problemas funcionales, como la dificultad para la inspiración mediante la modificación del tabique o septo. Esta cirugía se denomina entonces septoplastia o septorrinoplastia.

La rinoplastia está enfocada a mejorar la estética, busca la belleza y el equilibrio sin modificar tu identidad. No siempre es posible conseguir un resultado que coincida totalmente con las expectativas del paciente.

Cada caso es diferente, y en esta cirugía más que en otras es fundamental individualizar el procedimiento. Es por esto que es importante que la rinoplastia se realice en personas con ideas claras y capacidad de adaptación.

En la cirugía de nariz realizamos una remodelación del cartílago, huesos y tejidos blandos de la nariz. Podemos modificar la altura, anchura y forma del dorso; estrechar, ensanchar o proyectar la punta; disminuir el tamaño de las fosas nasales; corregir desviaciones del tabique… Todo depende de los problemas que nos plantees como paciente y de las indicaciones que nosotros hagamos como cirujanos.

La rinoplastia puede realizarse de dos formas, abierta o cerrada. La rinoplastia abierta se lleva a cabo a través de una mínima incisión en la columela, que es la piel que separa las dos fosas nasales por encima del labio. Despegamos la piel de la estructura de cartílago y hueso que da forma a la nariz, y trabajamos sobre ella para conseguir el resultado deseado: fracturamos los huesos para modificar la forma del puente nasal y mejorar la inspiración; extirpamos los tejidos que estén en exceso, que podemos utilizar para aportar tejido en aquellas zonas en las que falte… Posteriormente adaptamos la piel a esa nueva estructura.

Para los casos sencillos, o que sólo requieran una modificación del septo, podemos  realizar una rinoplastia cerrada. En estos casos no hay herida en la piel y por tanto no hay cicatriz visible. Accedemos desde el interior y trabajamos sobre la estructura interna sin despegar la piel.

Si ya te has sometido a un procedimiento de rinoplastia anteriormente, y deseas corregir de nuevo la forma o función de tu nariz, el procedimiento al que debes someterte es una rinoplastia secundaria. En estos casos la cirugía es más complicada, ya que existe cicatriz y los tejidos son más difíciles de manipular. En estos casos podemos necesitar tejidos de otras partes del cuerpo, como cartílago de la costilla o de la oreja, para conseguir el mejor resultado.

Antes de someterte a esta intervención, debes realizar una visita al cirujano plástico y al anestesista. El cirujano realizará un examen médico que te orientará acerca de la técnica que más se adapte a tu caso. Tendrás la oportunidad de explicarnos cuáles son los aspectos que deseas modificar de tu nariz, tus expectativas, pero deberás estar preparad@ para escuchar las sugerencias del cirujano, pues como ya explicábamos anteriormente, la rinoplastia debe individualizarse a cada paciente.

En estas visitas se realizarán además entrevistas, exploraciones y pruebas médicas que son imprescindibles para detectar cualquier problema que pueda contraindicar la cirugía.

Es importante evitar el tabaco durante un mes antes y un mes después de la cirugía, para no generar problemas con la cicatrización.

Esta cirugía debe practicarse en un quirófano perfectamente adecuado. La rinoplastia generalmente se realiza con anestesia general, y exige permanecer en la clínica ingresado durante una noche. No obstante, en casos seleccionados y si la cirugía no es muy extensa, podemos realizarla con anestesia local y sedación, y sin necesidad de ingreso. Esta cirugía dura en torno a 1 ó 2 horas.

Al final de la intervención, en el propio quirófano, colocamos unos tapones en los dos lados de la nariz, y una férula para cubrir el dorso.

Los tapones se retiran a las 48 horas, por lo que durante este tiempo sólo podrás respirar por la boca, y la férula pasados 10 días. Al final de la primera semana, y si la rinoplastia ha sido abierta, retiramos los puntos de la piel.

Es recomendable pasar las primeras 24 horas en la cama y con la cabeza elevada, para disminuir la inflamación. A partir de entonces, te podrás ir incorporando a tus actividades diarias progresivamente. En general, podrás incorporarte al trabajo a partir del segundo o tercer día. Puedes empezar a hacer deporte pasadas 3 semanas, pero no recomendamos realizar deportes de contacto hasta pasados 2 meses de la cirugía.

Debes saber que si necesitas gafas, no podrás llevarlas mientras tengas la férula puesta, y que durante el primer mes deberás evitar que apoyen sobre la nariz.

Durante el primer día la cara y la nariz están muy hinchadas, y pueden empezar a aparecer algunos hematomas. La sensación es de inflamación y molestia, pero generalmente no hay dolor. En cualquier caso, todos estos síntomas pueden controlarse con la medicación que prescribimos. Los hematomas apenas son perceptibles a los 7 días.

Los resultados de la rinoplastia no son inmediatos, cuando retiremos la férula a los 10 días la nariz todavía permanece muy inflamada y los cambios pueden no ser perceptibles. A partir de los 15 días los resultados comienzan a hacerse claramente visibles. No obstante, no consideramos un resultado como definitivo hasta pasados 6 meses.

Nuestro objetivo es que después de una rinoplastia consigas una nariz natural, proporcionada y en armonía con los rasgos de tu cara.

Antes y después en rinoplastias

¿TIENES DUDAS?

Escríbeme sin compromiso y te responderé a la mayor brevedad.

Acepto la política de privacidad y consiento el uso de mis datos para la gestión de la consulta realizada y la solicitud de cita en caso de indicarlo.
Consiento el uso posterior de mis datos para envío de información relativa a nuestros tratamientos.

En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos 2016/679, DOCTOR SILVA pone en su conocimiento que su dirección electrónica, así como otros datos de carácter personal que puedan figurar en este formulario forman parte de un tratamiento de datos de carácter personal cuyas características se detallan a continuación:

Responsable: Doctor Murilo Silva Bueno

Finalidad: Gestionar las consultas y comentarios. También el envío de información de nuestros servicios Cirugía estética, plástica y reparadora en caso de que lo hayas aceptado expresamente

Legitimación: Consentimiento del interesado o su representante legal.

Destinatarios: Doctor Murilo Silva no cede datos a terceros.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, tal como se explica en nuestra política de privacidad.

Información adicional: Política de privacidad

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Quiero informarme

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar